Esta semana, irremediablemente te voy a pedir que observes tu reacción ante las situaciones difíciles de tus seres queridos.

No te sorprendas si te ves en una reacción de ira, de frustración, de enfado, de rechazo y hagas justo lo contrario de lo que desearías hacer.

En muchas ocasiones, el sufrimiento de los nuestros no hace sufrir y nuestra resistencia interna hace que nos comportemos de una forma algo necia e inconsciente. No te sientas culpable, solo pon un poco de conciencia a esto y verás el cambio.