Esta semana he terminado de impartir la primera edición del Máster en el que participo desde hace unos meses y me apetece abordar durante unas semanas en este espacio de conciencia, conclusiones que junto a los alumnos me han hecho recuperar la ilusión en el mundo de la empresa.

Esta generación de jóvenes, más preparados que nunca, a los que se tacha de poco resilientes porque han tenido vidas con menos dificultades que generaciones anteriores, son una generación revolucionaria para el mundo laboral.

El ser humano se resiste a los cambios sociales y como siempre, busca formas de resistirse a salir de lo que conoce pero la realidad, es que el tiempo arrasa y si no nos adaptamos a lo que nos viene, nos quedamos atrás.

La asignatura que he impartido es la de «Dirección compasiva», trabajando en modelos directivos basados en la re humanización de los puestos de trabajo y alejando el concepto de sufrimiento, como parte natural del esfuerzo. Esta mentira que nos vendieron generaciones atrás, heredadas de tiempos de post guerra donde el ser humano había venido a este mundo a sufrir, se ha terminado.

Las nuevas generaciones quieren desarrollarse profesional y personalmente y para ello, no están dispuestos a entregar todo su potencial a directivos tiranizados que piensan que por el hecho de ser directivos, los pueden tratar como personas de menor categoría.

Los directivos, han de humanizarse, han de conocer a su equipo, han de preocuparse y ocuparse de ellos si quieren obtener el potencial y rendimiento de que es capaz su equipo. Se terminaron los abusos en horas sin remunerar, vacaciones sin disfrutar, se terminaron los directivos incapaces de empatizar con las circunstancias personales de los otros, se terminaron los directivos que gritan, que insultan y que se imponen a base de introducir el miedo en sus compañías.

Si te apetece explorar un poco sobre esta evolución, te invito a que lo hagas a través de

  • Post semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Noticias y enlaces de interés
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness
  • Imagen de la semana