El sol se pone para todos.

Adiós a las viejas creencias. Es tiempo de tratar a los seres humanos por lo que son, seres humanos. Categorizar nos aleja de lo que realmente somos.

Humanicemos los entornos laborales.