Independientemente del puesto de trabajo que ocupes, te invito a reflexionar sobre tu vida laboral.

Todos arrastramos una creencia sobre las jerarquías ascendentes en las empresas. Estos sistemas, bien estructurados y gestionados, tienen mucho sentido y en cada nivel, se establecen responsabilidades adecuadas que engranen el funcionamiento de los equipos de personas.

Lo importante en este trabajo es que localices esa creencia en tu interior. Es saludable reconocer a nuestros superiores como personas que nos han de organizar y darnos las instrucciones en nuestros puestos de trabajo. Suelen ser personas más preparadas o más expertas que nosotros y desde ahi, nos servirán como mentores, así como fuente de inspiración para crecer junto a ellos en el proyecto empresarial que compartimos.

Sin embargo, a nivel personal ¿sientes que está por encima de ti? ¿tienes miedo a no ser suficiente para este superior? ¿te pones nervioso cuando se dirige a ti?

De la misma forma, si tienes personas que están por debajo de ti en el orden de tu empresa ¿sientes que no están a tu altura y debes controlar todo lo que hacen? ¿sientes que no te aprecian y que se alegran de tus fallos? ¿ sientes que estás solo ante los resultados de tu equipo?

Ambas situaciones, pueden darnos mucha información sobre estas creencias anticuadas y obsoletas y a partir de aquí, tendrás que trabajarte la humanización en tu entorno laboral para re situarte, tanto por arriba como por abajo y a partir de ahí, situarte en la realidad de tu empresa para hacer acciones de conexión con los demás y la humanización que tan necesaria es.