Esta semana te invito a explorar en tus propias debilidades.

Detrás de un sentimiento de enfado con otra persona, suele esconderse un sentimiento interno de decepción por no sentirnos a la altura de las circunstancias.

Esto nos sume en unos sentimientos desagradables que a veces, por no afrontarlos, lo volcamos sobre los demás.

Siéntate y explora estos sentimientos así como el camino a su solución.