Esta semana he entrado en contacto con un grupo de la sociedad a los que les toca sufrir, en primer lugar por ser un grupo pequeño, lo que hace que el resto no empatice con su dolor, y en segundo por la realidad que viven, con un niño en casa con una enfermedad de las llamadas «raras».

Aprender a convivir con esta enfermedad en las casas, de forma amable, es fundamental para que las sensaciones de injusticia y de soledad no terminen por devastarlo todo.

Como cada semana, te invito a explorar en este tema tan interesante para todos, y del que podemos aprender mucho, a través de

  • Post semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness
  • Noticias y enlaces de interés
  • Imagen de la semana