Esta semana he tenido el placer de por fin, presentar el nuevo libro «Liderar sin amargar».

Esto no es un Blog de empresa pero si es un blog de personas y para personas. Entre ellas, seguro que hay muchas que sienten que en su trabajo no se les valora, no se preocupan por ellos, por sus vidas y solo les importa su productividad.

Esto sume a cualquiera en una sensación de mucha tristeza y soledad, en un lugar como es el trabajo, donde pasamos más de 1/3 de nuestro tiempo en la vida adulta y donde hemos de volcar la mayoría de nuestra energía para desarrollar nuestra labor profesional.

Cuando alguien no está bien en su puesto de trabajo y es una empresa y un puesto que aparetemente es adecuado, es culpa de quienes lo dirigen, siempre es culpa de quienes lo dirigen.

Los líderes, a lo largo de los años van adquiriendo experiencia para optimizar el trabajo de sus equipos, pero muy pocos son los que hacen un trabajo instrospectivo para tener una buena gestión individual interna que haga que pueda llevar a cabo un sistema de dirección Compasiva, entendiendo ésta como una dirección basada en los seres humanos, en su potencial, en la toma de conciencia de las facultades, fortalezas y debilidades de todos ellos, una dirección basada en el desarrollo de la inteligencia emocional de sus activos y sobre todo, en un trabajo interno que haga que los miembros del equipo estén cohexionados y motivados para hacer un buen trabajo.

Como cada semana, te invito a esta reflexión a través del

  • Post semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness
  • Noticias y enlaces de interés
  • Imagen de la semana