Esta semana toca hacer memoria. Estoy segura que si te pones delante de tu diario y viajas unos años atrás, podrás encontrar momentos de tu juventud donde sentiste que no se te dio valor por el hecho de ser joven, donde no se te valoró, donde se te prejuzgó por el hecho de ser joven, de ser inexperto.

En fin, quiero que recuerdes para que tomes conciencia de cómo te hizo sentir.

Yo lo recuerdo perfectamente, recuerdo mi frustración, mi impotencia y sobre todo, recuerdo esa incoherencia entre lo que se esperaba de mi y lo que luego no me dejaban mostrar.

Recuerda y a partir de ahí, toma conciencia de los jóvenes de tu vida, de como les valoras, les escuchas, les tienes en cuenta.

Se que les queda mucho por aprender, pero ya tienen mucho que enseñarte.