Esta semana te invito a explorar en cómo afrontas estas situaciones difíciles. Antes de reflexionar, te invito a hacer la meditación de esta semana y después, vamos a trabajar.

Piensa en una situación, una situación donde por culpa del error de alguien, de la forma de actuar de otra persona, te haya pasado algo negativo.

Analiza la situación, qué pasó, cómo actuó esa persona, qué hiciste tu, cual fue tu parte ¿solo la de víctima? ¿ no tuviste nada que ver con lo que pasó?

Tras esa descripción:

Escribe ahora de cómo te afecta ahora, en el día de hoy. ¿Lo has superado? ¿has perdonado? ¿eres feliz y sientes que lo que pasó solo es una experiencia más de tu vida o sientes que por culpa de esa persona estás sufriendo?

Ahora toca ser honesto:

En esa historia eres protagonista, no víctima. Mira cual es tu papel, cual es tu responsabilidad en el hecho y sobre todo, afronta y asume lo que ocurrió y deja que las emociones que supone afrontar esto puedan estar.

Tomar conciencia de los hechos sin victimizarnos, evita que culpemos a otros y escondamos nuestro dolor . Solo así podremos curarlo…