El saber estar solo es fundamental para nuestra supervivencia. La calidad de las relaciones es fundamental para no sentirnos solos y poder saber estar solo de forma elegida, nos prepara para las soledades de la vida.