Esta semana estoy pasando unos días de vacaciones con mis hijos en la playa. Cada año me sorprende la evolución que han tenido cada uno de ellos y voy intentando adaptarme a sus nuevas necesidades y a las mías.

Cada año somos personas diferentes y por ello, me encanta tomar conciencia de lo diferente que es mi rol como madre para cada uno de ellos. La preciosidad de la maternidad es poder disfrutar de todas las etapas de tus hijos y no apegarte a ninguna de ellas. No solo en la maternidad ocurre esto, como hijos, como hermanos, como pareja y como amigos, debemos adaptarnos a la evolución de los demás y a la nuestra propia y entender que el apego te ancla en una sola versión de las personas y éstas, están en una continua evolución de la que puedes disfrutar mucho.

Como cada semana, te invito a expolorar en este tema desde :

  • Post semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Noticias y enlaces de interés
  • Imagen de la semana
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness