Esta semana un niño me ha hecho ese click que cada semana suena para arrancar mi entrada. Un niño que, lejos de casa, saborea los sinsabores que a veces se nos presentan y con cierta resignación, le contó a su madre que se lo aceptó.

En la vida se nos presentan muchas cosas que no nos aportan nada, que nos aportan muy poco o incluso que no nos gustan nada. En demasiadas ocasiones nos resignamos pero, no siempre hay que hacerlo. Salir de la zona de confort no puede aportar algo de sabor en la vida y no siempre tiene por qué mandar el miedo al cambio.

Como cada semana, te invito a explorar este tema a través de

. Post semanal

. Práctica formal

. Práctica informal

. Noticias y enlaces de interés

. Imagen de la semana

. Instrucciones para tu diario de Mindfulness