Ellos, los tres que cada año me enseñan que son otros hijos, y yo otra madre… y ella, el amor incondicional que a pesar de sus dolores, su corazón fallido y sus miedos, siempre está, en otra versión, pero con la misma esencia