Por fin llegó septiembre y con él, volvemos a realizar un retiro de Mindfulness. Un espacio, en plena naturaleza, donde alejarnos de toda la rutina, el estrés, las obligaciones y sumergirnos durante 48 horas, con un grupo de personas desconocidas, en un espacio de encuentro con nosotros mismos, para atender esas necesidades internas que nunca escuhamos y poner algo de coherencia en nuestra vida, tan rápida casi siempre.

Un parón de vida normal y dos días de meditación, dinámicas, diversion, ejercicio y naturaleza.

¿te apuntas? quedan pocas plazas