Esta semana mi propuesta va de sufrimiento.

Toma tu diario y escribe una lista sobre las cosas que te hacen sufrir en este momento.

Tras la lista, recuerda que el sufrimiento primario es el inherente a la propia vida y tiene que ver con la enfermedad, el dolor o la pérdida de seres queridos. Este es inevitable y hay que trabajarlo con una correcta gestión emocional y nuestros seres queridos.

El resto de cosas que te hacen sufrir, es sufrimiento secundario y tiene que ver con la resistencia que prestamos al sufrimiento primario.

Analiza tus focos de sufrimiento y toma conciencia de cuanto sufrimiento extra estás produciendo de forma mental en tu vida.

Necesitamos analizar los focos de estrés de nuestra vida para dar a cada cosa, la dimensión que realmente tiene. La victimización que hace nuestro cerebro ante las dificultades , nos sume en una sensación de angustia permanente e insuperable. Salir de los automatismos y plantarnos de forma consciente ante éstas, nos dota de mucha más capacidad para poder afrontarlas.

Analiza tus sufrimientos y reordena la dimensión de los mismos.