Esta semana te propongo una actividad sencilla y tristemente reveladora.

Cada vez que hagas un juicio sobre alguien, para, respira y sitúate en el lugar del otro, en el lugar de la persona sobre la que estás haciendo el juicio:

¿como te habrías comportado tu si tuvieras su vida, sus circunstancias?

¿sencillo, verdad? pues prepárate para descubrir grandes verdades….