Cuando estamos todo el día sometidos a nuestros estresores puede desencadenarse algún síntoma de la ansiedad como son : nerviosismo, sudoración, mareos, angustia, palpitaciones y sensación de falta de aire.

Si en algún momento sientes que estos síntomas te acompañan en tu día a día, debes tomar conciencia de cuales son tus estresores y afrontar la situación.

La ansiedad no es controlable pero si podemos prevenirla. Una vida sana con ejercicio, alimentación correcta, descanso suficiente y meditación pueden evitar y mejorar muchísimo estos estados.

Ponte un plan y empieza a ocuparte….