Esta semana te invito a que te observes antes la situaciones que te alteran y analices si es fruto de tu propia resistencia a ese sufrimiento primario.

Cuando vamos en automático, somos unos expertos en ladearnos del sufrimiento y para ello, lo ignoramos o lo negamos. Esto no nos sirve para nada, porque las cosas suceden igualmente. Muy lejos de evitar este sufrimiento, lo que hacemos es producirnos unas rumiaciones desde el subconsciente que nos torturan silenciosa y lentamente hasta que no nos queda otra que afrontar la situación.

Observa cómo te enfrentas a las situaciones que no quieres que te sucedan y coma conciencia.

Estando conscientes, saliendo de la mente en automático, es como podemos salir de estos estados de negación que tantas dificultades nos producen.