Esta semana te propongo que observes cada vez que sientes que estás en un momento de baja coherencia con tu forma de ser, de pensar o de sentir.

Los trabajos, los círculos sociales, determinadas actividades o conversaciones en las que nos vemos sumergidos, nos hacen sentir cierta incomodidad por estar en ese estado de incoherencia con lo que somos.

Intenta detectar alguno de esos momentos y analiza:

  • ¿cómo te sientes?
  • ¿cuáles son tus pensamientos?
  • ¿qué emociones se desencadenan?
  • ¿qué sensaciones corporales percibes?

Estos estados de incoherencia nos hacen conectar los sistemas de alerta y situarnos en estados de estrés. Detectarlos y hacer los cambios necesarios en nuestra vida, hace que podamos bajar nuestros niveles de estrés innecesario.