Esta semana te invito a explorar en la añoranza.

Escribe una carta al alguien o a algo que añoras, pero no con el deseo de penar por la falta, sino como un homenaje a esa persona, cosa o circunstancia, que tan feliz te hizo tenerla en la vida y que ya no tienes.

Acepta, que aquello ya lo viviste y siempre formará parte de tu vida.

Construye un bello recuerdo y transforma el dolor en gratitud.

Que lo disfrutes