Uno de los sectores más afectados por este síndrome, es el de los sanitarios.