Post semanal

5 marzo 2023

Yo, te necesito….

Así empieza este post.

El lunes pasado, al despertar, una nube de apatía y tristeza me pesaba con una losa muy pesada y no me permitía casi abrir los ojos. La responsabilidad que siento para con mis compañeros del Centro penitenciario, me dieron las fuerzas para levantarme y ponerme en marcha.

Tras un café y una ducha, algo de energía me acompañaba y tan solo, di un paso tras el otro para llegar a mi trabajo. Allí, las sesiones fluyeron, más por la intensa participación de los internos y mis compañeros que por mi clase, ya que tan solo, la hice, sin pasión, sin fuerza, pero con la seguridad de que el contenido es bueno y eso da pie al debate, que es lo mágico allí.

De repente, ya en el segundo módulo, uno de los internos, Jorge, un chaval con un grado de sufrimiento que le impide muchas veces estar abierto a las experiencias pero que lucha, lucha mucho por poder encontrar un halo de esperanza, me soltó la bomba. Creo que me notó el cansancio, o la tristeza, porque él de tristeza, es todo un experto.

Sin venir mucho a cuento dijo de repente: «Yo quiero decir algo, Mamen, cuando sientas que no tienes fuerzas, cuando sientas que no tienes ganas de venir a vernos, cuando sientas que estas sesiones no sirven para nada, solo piensa una cosa: Yo te necesito».

Una mezcla de amor, desolación y esperanza, nublaron mi mente por completo y me levanté para darle un abrazo. Al acercarme sentí dentro de mí: «tranquila, todo pasará»….

Ese momento me ha acompañado en bucle hasta hoy domingo, que estoy escribiendo este post, y ese abrazo con ese «tranquila», es lo que me está levantando cada mañana esta semana, donde la tristeza es tan grande que no hay nada que me haga aliviarla.

El impacto que podemos tener sobre otras personas es infinito y aquel lunes que nunca olvidaré, Jorge me lo hizo ver.

Sentimos que vamos corriendo, que todo son obligaciones sin mucho sentido, que nos ayudan a llevar la vida hacia adelante y ya está, pero no es así. La magia está en la interactuación entre seres humanos.

Unos nos sostenemos a otros y debemos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos. Es como si fuésemos un sistema de células, perfectamente engranado por ligamentos y cuando uno de ellos se contractura, el resto hace una adaptación para que el sistema no se caiga, no se desestructure.

Tomar conciencia de ello, da sentido a tu vida, a tu existencia y a tu labor.

Gracias Jorge, por ese impacto, gracias por sostenerme…

Tomando conciencia, viviendo en coherencia….

Suscríbete para recibir en tu correo mi post semanal

Sólo te envío un correo semanal con las 7 entradas de la semana. Tus datos se mantienen en privado. Lee la política de privacidad para más información.

¿Qué más puedo ofrecerte?

Mindfullness

Curso de iniciación

Formación en directo para grupos reducidos en versión online y presencial en Murcia durante 8 semanas.

Mindfullness

Curso avanzado

Formación en directo para grupos reducidos en versión online y presencial en Murcia durante 8 semanas.

Empresas

Liderazgo emocional

Formación para directivos y mandos intermedios en vivo para humanizar los equipos y a la generación Z.