Post semanal

25 junio 2023

Hoy quiero hablar de un tema que ha tenido un impacto significativo en mi vida: la asertividad.

Durante mucho tiempo, me encontré luchando por expresar mis opiniones, establecer límites claros y comunicarme de manera efectiva. Me di cuenta de que necesitaba desarrollar mi habilidad para ser asertivo, y esto marcó un punto de inflexión en mi vida.

Mi miedo al rechazo o mi autoestima muy mejorable siempre, me hacía estar siempre enfocada en satisfacer las necesidades de los que me rodeaban y mis necesidades, quedaban siempre en última fila.

La asertividad es una herramienta poderosa que nos permite comunicarnos de manera clara, directa y respetuosa. No se trata solo de expresar nuestras necesidades y deseos, sino también de mantener un equilibrio saludable entre nuestras propias expectativas y los derechos de los demás. Es una habilidad que nos permite establecer límites adecuados y construir relaciones más sólidas y significativas.

Al comenzar mi viaje hacia una mayor asertividad, me di cuenta de que el primer paso era conocerme a mí misma. Reflexioné sobre mis propias necesidades, valores y límites. Comprendí que no era egoísta ni incorrecto tener mis propias opiniones y deseos. Esta comprensión me brindó la confianza necesaria para expresarme de manera más auténtica.

Aprender a decir «no» fue otro desafío para mí. Durante mucho tiempo, tenía miedo de decepcionar a los demás y, por lo tanto, evitaba decir «no» incluso cuando estaba agotada o no estaba de acuerdo con algo. Pero me di cuenta de que decir «no» de manera respetuosa no era un acto de egoísmo, sino una forma de proteger mi bienestar y establecer límites saludables.

A medida que me adentré en la práctica de la asertividad, también aprendí a utilizar el poder del lenguaje «yo». En lugar de culpar a los demás por mis sentimientos o frustraciones, aprendí a expresar mis emociones de manera más efectiva, utilizando declaraciones como «Me siento…» en lugar de «Tú siempre…». Esto abrió la puerta a una comunicación más abierta y receptiva.

Adquirimos multitud de hábitos, relacionados con la incapacidad de decir «no», que nos hacen sentir permanentemente en contra de nuestras propias necesidades y esto, nos sume en sensaciones de deshonestidad con nosotros mismos. Hay una frase popular que me encanta y me acompaña últimamente: «más vale estar una vez colorado, que toda la vida amarillo»

La asertividad no solo se trata de expresarnos, sino también de aprender a escuchar. Practicar la escucha activa me permitió comprender mejor las perspectivas de los demás y construir conexiones más profundas. Aprendí a mostrar interés genuino, a mantener contacto visual y a utilizar el lenguaje corporal para respaldar mis palabras. Descubrí que la comunicación no verbal es tan importante como las palabras que elegimos.

A lo largo de mi camino hacia la asertividad, también aprendí a aceptar las críticas constructivas. Antes solía tomar las críticas como un ataque personal, pero ahora las veo como oportunidades para aprender y mejorar. Aprecio las perspectivas de los demás y utilizo esa retroalimentación para fortalecerme y convertirme en una mejor versión de mí misma.

La empatía también ha sido clave en mi desarrollo asertivo. Aprender a comprender y compartir los sentimientos de los demás me ha permitido establecer conexiones más auténticas y fomentar relaciones más significativas. La empatía es un puente que nos conecta con los demás y nos ayuda a comunicarnos de manera más efectiva.

Caer en conductas sumisas no nos hace mejor personas, no va a hacer que nos quieran más y por supuesto, no nos ayuda en eso de vivir en coherencia. Al final, el estar forzados y alejados de nuestras necesidades, hará que nuestras relaciones no sean auténticas y en libertad.

Tragarnos nuestros sentimientos o necesidades, incrementa nuestros niveles de estrés y nuestra somatización emocional y poner encima de la mesa nuestro criterio, es una liberación definitiva.

Tomando conciencia, viviendo en coherencia….

Suscríbete para recibir en tu correo mi post semanal

Sólo te envío un correo semanal con las 7 entradas de la semana. Tus datos se mantienen en privado. Lee la política de privacidad para más información.

¿Qué más puedo ofrecerte?

Mindfullness

Curso de iniciación

Formación en directo para grupos reducidos en versión online y presencial en Murcia durante 8 semanas.

Mindfullness

Curso avanzado

Formación en directo para grupos reducidos en versión online y presencial en Murcia durante 8 semanas.

Empresas

Liderazgo emocional

Formación para directivos y mandos intermedios en vivo para humanizar los equipos y a la generación Z.