Post Semanal

3 septiembre 2023

Marisa es una chica de mediana edad, no llega a los 40. Una mujer entregada a su profesión desde que recuerda y que ha llegado a un puesto de gran responsabilidad en su empresa. Su trabajo le gusta y sigue formándose de forma incansable para seguir progresando en algo que le llena la vida.

Cuando la vi por primera vez, me impactó su belleza. Una mujer alta, con un cuerpo atlético y delgado, un pelo precioso, una cara bella y con un semblante de seguridad que la podría definir como perfecta.

Pero la sorpresa fue cuando me cogió a parte en nuestro encuentro con más personas y me pidió si podía venir a verme en privado. Al preguntarle el motivo me dijo sin dudar un segundo que tenía un serio problema de autoestima.

Fue como un «zas» en mi mente que de nuevo, me recordó que los estereotipos nos alejan de las personas y que dentro de todos nosotros, siempre hay un ser humano sufriendo.

Desde pequeña, se ha sentido muy rechazada por algunas personas de su entorno y a partir de ahí, generó una necesidad de aprobación externa brutal que le hace tambalearse cuando se siente juzgada o menos preciada por alguien. Esta inseguridad, la esconde tras esa actitud de súper fuerte que muestra pero dentro de ella, hay alguien que no se gusta, que se juzga y sobre todo, que no se siente suficiente.

Una jefa le ha hecho la vida imposible durante unos años con un rechazo continuo y esto la ha sumido en un proceso de inseguridad permanente.

Hemos hecho un trabajo de introspección para tomar conciencia de todas las cosas que ha conseguido en su vida, de todo lo que se ha esforzado y sobre todo, de su valía personal y profesional. Hemos recordado aquellos episodios dolorosos que le hicieron sentir tan mal consigo misma. Un camino valiente y a veces doloroso, pero con un trabajo de compresión fundamental.

Romper determinadas barreras de protección, que la han hecho una mujer con dificultades para mostrar gestos de afecto, incluso a sus seres queridos, ha sido tarea difícil pero cuando va consiguiendo avances, se emociona y disfruta como una niña que vuelve a confiar en la vida.

Todos tenemos miedo al rechazo, a no cumplir con lo que se espera de nosotros y es fundamental, tomar conciencia de los comportamientos adaptativos que vamos desarrollando desde nuestra infancia, para desaprender lo necesario y recuperar nuestra esencia como seres humanos y suficientes.

Tenemos derecho a sentirnos vulnerables, a tener miedo, a sentirnos injustamente tratados y aún así, salir hacia adelante. Tenemos derecho a no sentirnos perfectos y aún así, saber que somos importantes.

Vivir con una baja autoestima hace que no nos sintamos merecedores de que nos pasen cosas buenas y dejamos pasar oportunidades preciosas.

Aceptarnos a nosotros mismos, con nuestras fortalezas y nuestras debilidades, nos hace recuperar esos derechos que en muchas ocasiones, nosotros mismos vamos eliminando para intentar ser mejores. Tomar conciencia de nuestras carencias, nos hace potenciar nuestras facultades y solo así, poder sentirnos merecedores de que nos pasen cosas buenas.

Tomando conciencia, viviendo en coherencia.

Suscríbete para recibir en tu correo mi post semanal

Sólo te envío un correo semanal con las 7 entradas de la semana. Tus datos se mantienen en privado. Lee la política de privacidad para más información.

¿Qué más puedo ofrecerte?

Mindfullness

Curso de iniciación

Formación en directo para grupos reducidos en versión online y presencial en Murcia durante 8 semanas.

Mindfullness

Curso avanzado

Formación en directo para grupos reducidos en versión online y presencial en Murcia durante 8 semanas.

Empresas

Liderazgo emocional

Formación para directivos y mandos intermedios en vivo para humanizar los equipos y a la generación Z.