EL MANEJO CONSCIENTE DE LOS CONFLICTOS

Cuando entrenamos nuestra conciencia, desarrollamos la capacidad de percibir los hechos con algo menos de filtros marcados por nuestras creencias y nuestras experiencias.

La apertura del espectro de la realidad, nos da la capacidad de poder evaluar las situaciones sin un arrastre emocional demasiado profundo, y con esto no quiero decir que se pierda la sensibilidad, sencillamente estamos menos predispuestos a dejarnos arrastrar por las emociones ante situaciones que están fuera de nuestro control.

Vivimos en un mundo lleno de conflictos. Estoy escribiendo este post mientras mi pareja escucha un debate político y me encuentro estupefacta, donde personas que se suponen expertas en comunicación, están dando una imagen devastadora de la clase política de nuestro país donde se percibe de forma evidente una falta de capacidad y voluntad de hallar puntos de encuentro que nos sumen en un sentimiento de desesperanza absoluto con las personas que han de dirigir nuestra sociedad.

Si en las situaciones de conflicto no nos damos cuenta de las emociones que nos invaden, seremos presa de sus efectos que normalmente se asocian a la rabia, el odio y el resentimiento, emociones de las más difíciles de gestionar y sobre todo, de las más nocivas para nuestros estados de ánimo y de salud.

Para actuar de forma consciente en una situación de conflicto y así mantenernos tranquilos a pesar de la situación, debemos intentar hacer lo siguiente:

  • No intentes ganar la disputa, intenta resolverla
  • Presume siempre de buena fe, los sentimientos vengativos nos llevan a hacer daño en el calor de las emociones seguidos de sentimientos de culpa que nos acompañarán mucho tiempo
  • Si alguien no está de acuerdo contigo, trata de entender por qué
  • Es preferible actual con inteligencia a tener la razón.
  • Si estás enfadado, piénsalo dos veces antes de actuar
  • No emitas juicios de valor sin tener toda la información
  • Intenta poner distancia si sientes ira y aborda la situación cuando haya bajado el nivel de esta emoción
  • Pide disculpas si en el calor del conflicto has podido decir algo inadecuado.

La falta de conciencia que nos rodea, hace que tengamos una gran dificultad para afrontar todo tipo de conflictos, explotando en situaciones en las que actuamos como una apisonadora hacia actuaciones de no retorno que lejos de ayudarnos, nos meten en escenarios de las que luego nos arrepentimos.

La conciencia nos ayuda a estar en estas situaciones con calma, a no precipitarnos en nuestras decisiones y por lo tanto, en nuestras actuaciones y sobre todo, la conciencia nos ayuda a sentir compasión hacia todas las personas que intervienen en el conflicto para no caer en comportamientos de los que luego nos podemos arrepentir.

Tomando conciencia, viviendo en coherencia.