Esta semana vamos a trabajarnos una situación de acompañamiento de algún ser querido que sabemos que no lo está pasando bien

Toma tu diario y localiza a esa persona que sabes que no está en su mejor momento.

Describe su situación, como le está afectando, como ves o manifiesta que sufre y cual es tu papel en estos momentos en su vida.

Describe como has intentado ayudarlo hasta ahora, como le has acompañado y haz un ejercicio de memoria para localizar si has impuesto tu punto de vista en su problema, si les has dado consejos desde tu experiencia, si le has invitado a la acción marcada por tu propia opinión sobre la situación…

Si localizas alguno de estos comportamientos, no pasa nada, está todo bien. Sabes que lo has hecho con la mejor de las intenciones.

Ahora haz una lista de cosas para acompañarlo de forma más consciente.

  • Busca en el pasado, los recursos que sabes que esa persona tiene y ha tenido y que ha utilizado en momentos difíciles
  • Que emociones conviven con esa persona. Permítele estar y compartirlas contigo
  • Que necesita de ti esa persona, pregúntaselo
  • Establece un calendario para dedicarle tiempo, consciente, sin improvisar y que sepa que es una prioridad para ti
  • Analiza como está avanzando o no en este momento y toma conciencia de los pasos que va dando para salir de aquí.
  • Recuerda que esa persona necesita de sus seres queridos para sostenerle en el dolor, pero del dolor se va a sacar por si mismo.