La gestión de nuestro sufrimiento es muy difícil en ocasiones pero sin embargo, disponemos de unos recursos internos que de forma natural, nos van ayudando a salir de los momentos más duros.

Cuando los que sufren son nuestros seres queridos, la cosa se complica. Sentimientos de frustración, impotencia, tristeza se adueñan de nuestro estado emocional y como es algo que está fuera de nuestro control, encontramos grandes dificultades para lidiar con ello y sobre todo, para actuar de forma más o menos coherente.

Esta semana te invito a explorar estos sentimientos y a la toma de conciencia del papel que tenemos en cada ocasión, para no convertirnos en víctimas en el sufrimiento ajeno y ser realmente valiosos en esos momentos para las personas que nos importan.

Como cada semana, te invito a explorar a través de

  • Post semanal
  • Práctica formal
  • Práctica informal
  • Instrucciones para tu diario de Mindfulness
  • Noticias y enlaces de interés
  • Imagen de la semana